Dando vida a los cuentos

SDC12352

Los kiwanis colombianos crean un programa innovador de alfabetización para los niños.

Historia escrita por Danielle Castonzo

Después de finalizado el turno escolar, los estudiantes de jardín de cinco años en Sincelejo (Colombia), se reúnen alrededor de mesas llenas de libros para leer o escuchar los cuentos y reírse junto a sus compañeritos y familiares. Algunos estudiantes se colocan antifaces coloridos o disfraces, para representar a los personajes de los cuentos.

“Leer es mi cuento”, es una actividad diaria que alienta a los estudiantes a leer, a escribir y a pensar creativamente. Este proyecto se realiza en colaboración con el club kiwanis de Sincelejo y el Ministerio de Cultura Nacional de Colombia.

El programa de alfabetización promociona el desarrollo del lenguaje oral y escrito y les brinda a los estudiantes la oportunidad de expresarse creativamente y de comunicarse con eficacia desde temprana edad. No es un grupo de lectura pasiva, señala Berenice Larios de Rodríguez, ex presidente del club Kiwanis de Sincelejo. Para motivar a los niños, el programa incluye actividades diversas como: arte, juegos, exploración del mundo real y contacto directo con los libros e ilustraciones.

SDC12317

“Los niños (de este programa) han ingresado, sin miedo, al increíble mundo de las palabras; y a través de ellas, han dejado que su imaginación fluya, representando las historias, a los personajes y, sobre todo, entendiendo el contenido”, comenta Larios de Rodríguez.

Mediante el canto, el baile, aplausos y gritos, los estudiantes viven los cuentos de un modo holístico. Para promocionar la participación, el programa “Leer es mi cuento”, alienta a los padres a participar también. Durante los fines de semana, los padres traen a casa un cuento o una fábula que les leen a los hijos y dramatizan las historias que refuerzan el tema de la semana. Una vez al mes, los padres leen un cuento junto a sus hijos al grupo. Asimismo, participan en una ceremonia del día del lenguaje con los estudiantes.

Larios de Rodríguez cree que incluir a los padres en el programa ha convertido la lectura en una actividad familiar, alentando a los estudiantes a seguir aprendiendo fuera del aula. El proyecto ha reforzado la relación entre la escuela y los padres, quienes han presenciado el beneficio en los estudiantes de su interacción.

“Nos llena de alegría ver el entusiasmo de los niños y la satisfacción de los padres, quienes han hecho de este proyecto algo propio”, resalta Larios Rodríguez.

El proyecto también ha reducido el número de conflictos y la agresión entre los estudiantes, quienes disfrutan representar los cuentos juntos.

“El aprendizaje ha sido recíproco”, dice Larios de Rodríguez. “Los socios del club Kiwanis de Sincelejo hemos aprendido mucho y, sobre todo, hemos tenido la oportunidad de trabajar con estos increíbles niños”.

SDC12310


 

Submit a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s