Envueltos en calor y hechas con mucho amor

update 11 5 19 new cal blankets

Las mantitas que tanto se necesitaban son un lindo regalo para el archipiélago del Pacífico Sur.

Historia escrita por Cindy Dashnaw

Las noches de invierno pueden ser muy frías en Nueva Caledonia, un archipiélago situado en el Mar de Coral, a miles de kilómetros de la costa Gold de Australia. Dentro de chozas ancestrales hechas de madera y paja u hojas de palmera, las familias indígenas Kanak duermen en colchonetas ubicadas en pisos fríos de concreto o arcilla. Una choza Kanak no tiene chimenea, lo que impide a las familias usar una fogata o estufa. Cuando las temperaturas invernales nocturnas caen a 10 C°, las familias deben usar mantas, siempre y cuando las puedan comprar. Así es como el club Kiwanis de Tiare Paita de Nueva Caledonia vio la oportunidad de expandir un proyecto de servicio ya existente para poder ayudar a más personas en la comunidad.

En el proyecto de servicio participan los socios del club que trabajan con mujeres mayores en una comunidad residencial, tejiendo mantas para madres solteras.

“Al principio, habíamos creado esta actividad para que las mujeres pudieran usar su talento”, explica Julien Le Ray, secretaria del club Kiwanis Tiare Paita. “Pero, las mujeres tejían mantas tan rápido que comenzamos a buscar lugares donde Kiwanis nunca había visitado y donde se necesitaran estas colchas”. La socia Jacqueline Gouzenes, una indígena Kanak de Ouvéa, conocía lo que era taparse con insuficientes capas de ropa para evitar el frío de la noche. Cuando su club decidió brindarles mantas a estas familias, ella se ofreció para coordinar la entrega con la oficina del alcalde de Ouvéa. El día de la entrega, se colocaron 65 coloridas mantas al pie de las chozas. La brillante lana teñida fue donada o comprada con el dinero que había donado el club.

“Publicamos este proyecto todo el año en nuestra página de Facebook y las personas fueron realmente generosas. Tenemos seguidores de todas partes que nos mandaron dinero, lana y hasta mantas”, señala Le Ray.

Las mujeres Kanak rozan la suave tela en sus mejillas y admiran el tejido, pero más aún, admiran la travesía que realizaron los kiwanis para llegar al lugar.

“¿Por qué nos eligieron? ¿Por qué tanta bondad?’ Nos hicieron muchas preguntas y nos regalaron muchas sonrisas. Las madres estaban felices. Vi muchas lágrimas de alegría, incluso de hasta nuestros compañeros kiwanis”, dice Le Ray.

Las familias Ouvéa le han suplicado a los kiwanis que regresen. Mientras tanto, la lana sigue llegando al club.

“Las familias nos ofrecieron enseñarnos a cómo trenzar las hojas de las plantas si nosotros les enseñamos a tejer”, comenta Le Ray. “Fue un increíble Día Kiwanis en la isla”.


 

Un comentario

  • Felicitaciones al Club Kiwanis de Tiare Paita de Nueva Caledonia, Australia, por su gran trabajo en equipo para tejer mantas con amor y abrigar a las familias indígenas de la Isla Kanak. Una historia que conmueve y nos anima a trabajar por quienes más necesitan de las manos y corazón Kiwanis.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s