ORGULLOSAS MADRES KIWANIS

Celebramos a las madres Kiwanis cuyo desinterés y pasión por el servicio son un ejemplo de vida para sus hijos. Lea sobre estas siete familias – de Guadalupe, los EE. UU. y Japón – cuyos lazos familiares son ahora más fuertes que cuando prestaron voluntariado.


“Mi padre, quién también fue un Kiwanis, falleció en el 2006. Muchos Kiwanis asistieron al funeral para recordarlo. Me impresionó saber que mi padre y mi madre hicieron cosas increíbles, por eso decidí unirme al club. Asimismo, quería ayudar a mi madre porque su casa era la sede de las reuniones del grupo. Juntos, realizamos una exitosa convención del distrito y ahora trabajamos en proyectos para apoyar a niños con cáncer y a conseguir un lugar para niños maltratados. Estamos orgullosos de ser Kiwanis”.

Shoji Koike
Club Kiwanis de Nishinomiya, Japón


Daniel

“He sido socio de Kiwanis desde el año 2015. En el 2019, decidí crear un nuevo club: Kiwanis Tiaré Paita. Le pregunté a mi mamá, Elaine, si quería ser parte de esta nueva aventura y ella aceptó de inmediato.

El primer año como presidente, propuse el proyecto “las mantitas del corazón”. Mi madre reunió rápidamente un grupo de abuelas para tejer mantitas para los niños de Nueva Caledonia.

Estoy muy orgulloso de mi madre. Tiene sentido que ella sea parte de Kiwanis porque ella siempre busca cómo ayudar a su vecina y además adora a los niños. A menudo, conversamos acerca de Kiwanis aún cuando no estamos en una reunión o haciendo algún proyecto. Ella siempre intenta venir a todos nuestros eventos.

Estamos muy unidos ya que pertenecemos al mismo club y trabajamos para la misma causa. Esto nos ha acercado aún más”.

Daniel Hinschberger
Club Kiwanis de Tiaré Paita, Nueva Caledonia

*La mamá de Daniel, Elaine Pomrenka, nos dice: “Estoy muy orgullosa de mi hijo Daniel por todo lo que hace con los socios para ayudar a los niños de todo el mundo. Él se entrega un 100% en lo que hace, siempre sonríe y está listo para trabajar en nuevos proyectos. Él es mi orgullo”.


“No creí poder formar parte de Kiwanis porque tenía hijos pequeños en casa. No me podía comprometer a un par de horas cada quince días.

Mi mamá ha formado parte de clubes de servicio desde que tengo memoria.

Desafortunadamente, hace 20 años me mudé lejos de casa y pensé que no iba a poder unirme a mi mamá y a su pasión. Pero un día, mi mamá me mencionó acerca de los clubes en línea y que el exgobernador del distrito Kiwanis, Serge F Viau, había decidido organizar un club en línea. Eso me llamó la atención y me uní al club con mi mamá. Participar en el club juntas nos ha permitido ser parte de algo increíble y de afianzar aún más nuestra unión para ayudar a los niños del mundo”.

Tracey Kinnonen
Club Kiwanis de North Eastern Ontario (Noreste de Ontario)

*Tracey y su mamá, Janice Davis del club Kiwanis de Sault Ste. Marie, no son las únicas Kiwanis que prestan voluntariado en la familia: la nuera de Janice, Angela Dawson, es la presidente del club Kiwanis de Sault Ste. Marie, y su nieta, Charlotte Aelick, es socia del club Kiwanis de North Eastern Ontario.


ROBERTSNEWCROP

“De niña, mi abuela solía decirme que cuando me sintiera triste hiciera algo por alguien más. Era un buen consejo que quería transmitirle a mi hijo. Por lo que cuando se presentó esta increíble oportunidad de donar a los niños del orfanato Destiny Orphanage (en Uganda) su primera biblioteca, no necesitaron convencerme para que participara de inmediato. No estoy segura quién recibió el regalo más grande – los que sirven o los que se benefician. De cualquier manera, todos ganamos. Nunca olvidaré la alegría en el rostro de mi hijo quien miraba fascinado a los niños de Destiny con sus libros en mano. Mi hijo aprendió mucho sobre lo que uno necesita, o mejor dicho lo que no necesita, para poder ser feliz. Además, aprendió sobre la gratitud. Creo que cuando un niño aprende estas lecciones a una temprana edad, cambia para siempre su perspectiva. El niño tiene una visión más amplia del mundo en el que vive y cómo una persona puede realmente marcar la diferencia. Como padres podemos intentar enseñarles estas lecciones, pero participar en ellas realmente les da vida. Nuestro paso por Destiny será uno de los recuerdos más queridos que tendré con mi hijo”.

Susan Roberts

*Durante más de una década, Susan Roberts se asoció con los Kiwanis de Missoula (Montana) para proporcionar suministros y ganado al Orfanato y la escuela Destiny en Uganda. Su hijo Matt, un alumno del Key Club y quien la acompañó en dos oportunidades al orfanato siendo un niño, nos dice: “A pesar de ser un niño pequeño, ella confió en mi para formar parte de un equipo y marcar una diferencia, algo que nunca olvidaré. Servir con mi mamá me enseñó humildad, apreciación, motivación, liderazgo, amor y cómo con un poco de esfuerzo podemos cambiar la vida de las personas. Mi mamá es una máquina cuando se trata de servir a los demás, nunca se pone en frente de nadie, algo que todos podemos intentar copiar”.


Veronique Girard

“He estado en Kiwanis desde el 2005 y he sido socia del mismo club al cual pertenecieron también mis padres. Somos socios fundadores.

Es una experiencia increíble ser socia del mismo club que mi mamá. Fui la primera presidente del club cuando solo tenía 24 años. Fui muy afortunada al tener a mi mamá conmigo porque podía contar con su apoyo y ayuda.

Puedo decir que nos complementamos. Yo me dedico más a la parte de tecnología y comunicación del club y mi mamá se enfoca más en las actividades (cocer un banderín, administrar las ropas donadas, cocinar los pasteles, panqueques y deliciosos platos que necesitamos para los eventos de recaudación de fondos…).

Esto nos permite compartir grandes momentos juntas durante los proyectos de servicio y las actividades de recaudación de fondos. Mi mamá siempre está ahí cuando la necesito. Gracias a Kiwanis, ambas hemos tenido encuentros maravillosos y viajado a hermosos lugares…

Para agradecer a mi mamá por todo lo que hace por mí, le otorgué la Medalla Especial Zeller por el Día de la Madre [for The Eliminate Project]. De esta manera no solo se puede reconocer su labor, sino también salvar vidas”.

Véronique Girard
Club Kiwanis de Ralia Koumac, Nueva Caledonia


McClarys

“¡Esto marca mis veinte años en Kiwanis junto a mi hija! Qué bendición ha sido servir junto a ella todos estos años con la familia Kiwanis. Creo que nuestra experiencia eleva las palabras ‘familia Kiwanis’ a un nuevo nivel. Pareciera que Victoria fue la que me patrocinó como socia Kiwanis – ya que me uní a Kiwanis para poder organizar un K-Kids para ella – y a cambio aprendí muchísimo sobre el servicio gracias a ella. Victoria fue presidente fundadora de K-Kids, Builders Club y Key Club, mientras yo fui su consejera en cada etapa. Finalizó su año como gobernadora del Key Club y luego sirvió como vicegobernadora del Circle K. Realmente me emocionó cuando ella actuó como una de las veinticuatro vicegobernadoras durante mi paso como gobernadora Kiwanis. Ella todavía tiene su tarjeta de membresía del K-Kids y la lleva con orgullo a todas partes, ¡porque todavía mantiene el mismo número de socia Kiwanis! Trabajamos juntas en varios proyectos. De hecho, hemos trabajado juntas en el Festival anual Kiwanis Indiana Balloon desde que comenzamos a realizarlo hace ocho años. ¡Qué honor ser parte de la familia Kiwanis con un miembro de tu familia y poder servir a los demás al mismo tiempo!”

Vanessa McClary
Club Kiwanis de South Central Indiana (Sur Centro de Indiana)


“Tan pronto mi hijo cumplió 18 años, se unió a mi club Kiwanis (Pointe-à-Pitre, Guadalupe), donde mi hija ya era socia desde hacía dos años. Ambos estuvieron desde el inicio del nuevo club en línea Baie-Mahault que yo fundé en el 2016, y la mayoría de los socios del club son amigos de mis hijos.

Mi hijo Bolaji fue presidente desde el 2017 al 2019. Mi hija, Ando, fue la secretaria y luego la asistente de secretaria. Hoy, mi hija está en Montreal (Canadá) y mi hijo vive en Guyana. El club continúa reuniéndose en línea. ¡Los socios viven en Guadalupe, Francia, Canadá, Guyana, Madagascar y Martinica!

Durante mis dos años como vicegobernadora, mis hijos me ayudaron en todos los proyectos, todos. Aún cuando no estaba presente en una reunión de mi club, ellos asistían. Asimismo, van a las reuniones del club de su Zona, porque para ellos, es Kiwanis lo que importa principalmente. La noción del club no es su prioridad. Cuando viajan, ellos tratan de encontrar un club en la región donde puedan participar de una reunión.

Somos muy unidos, unidos como una familia Kiwanis. Esta experiencia de Kiwanis nos unió mucho más”.

Inès Marinho
Club Kiwanis en línea de Baie-Mahault, Guadalupe


 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s