MODELOS A SEGUIR EN LAS AULAS

Los Kiwanis y las maestras tienen un objetivo en común: ayudar a los niños a convertirse en la mejor versión de ellos mismos. No nos sorprende que algunas personas sean ambas cosas. 

Durante décadas, los clubes kiwanis de todo el mundo han retribuido a sus comunidades mediante proyectos de servicio en las escuelas: patio con juegos infantiles, lectura de cuentos, clases particulares y ceremonias de reconocimiento de Terrific Kids y Bringing Up Grades, por nombrar algunos. Nadie mejor que la Kiwanis Madeleine Obona Njana, maestra de educación especial en Camerún, para expresarlo: los niños que reciben estas donaciones – útiles escolares, tiempo y recursos – “permanecen complacidos por mucho tiempo”.

Lea las opiniones de tres socios Kiwanis que sirven a los niños, acerca de los beneficios de servir como voluntarios en las escuelas y a su vez, como docentes en su vida profesional. 

Soy maestra de educación especial en una escuela inclusiva llamada ‘Les Séranges.’ Esta escuela especial recibe diferentes aportes: donaciones de dinero, la experiencia de especialistas en el cuidado de niños con discapacidades, excursiones escolares y otro tipo de donaciones.

Cuidar un niño requiere un esfuerzo conjunto. Durante la fiesta de Navidad, los niños recibieron regalos de Kiwanis y de otra organización internacional, Samaritan’s Purse. Este gesto provocó una inmensa alegría en los niños ya que la mayoría de ellos son carenciados. Gracias a estos regalos, ellos y sus familias se sienten como personas que les importa a sus semejantes. Para mí, como Kiwanis y maestra, creo que es necesario realizar un acto de solidaridad con las personas que lo necesitan, ya que ayuda a revivir los corazones lastimados de los niños en particular, y el de las familias en general.   

Marie Madeleine Obona Njana   
Club Kiwanis de Yaoundé, Camerún, África  


“Recuerdo cuando nuestros amigos voluntarios ayudaron a dos jóvenes estudiantes, Maël y Hélène, que se unieron a la clase cuando ya había comenzado el año escolar.   

Ya hacía más de tres meses que habían comenzado las clases y, en enero, recibimos la solicitud de aceptar a una estudiante de nueve años, Maël, cuya mamá estaba enferma y recibiendo tratamiento médico en Paris. Ella estaba bajo el cuidado de su tía e ingresaba a la clase CE2 (tercer año de la escuela elemental). Mientras que Hélène, venía con sus padres que habían sido transferidos por trabajo. Ella comenzaba el año CM1 (cuarto año de la escuela elemental).

En las librerías, no había más manuales educativos ni libros para estas dos estudiantes. Les informamos a los compañeros de clase acerca de las dificultades que tenían los respectivos padres para conseguir el material para las dos nuevas estudiantes, especialmente los libros. 

De inmediato, la clase se movilizó, los alumnos les comentaron lo sucedido a sus padres, quienes, a su vez, movilizaron sus contactos y, al día siguiente, Maël y Hélène asistieron a la escuela con los libros y todos los útiles escolares requeridos. 

Sin la movilización de los estudiantes y padres y sin la ayuda de los voluntarios, estas dos niñas no podrían haber comenzado la escuela adecuadamente y su adaptación hubiera sido mucho más difícil”.  

Bernadette Sambar-Allen  
Club Kiwanis de Basse-Terre, Guadalupe, Distrito de Canadá Oriental y el Caribe   


“En las regiones de África, las condiciones no siempre son óptimas para que un niño pueda desarrollarse armoniosamente en los tres niveles: conocimiento académico, conocimiento de cómo ser y conocimiento de cómo lograrlo. 

Es esencial proporcionar asistencia cuantitativa y cualitativa para ayudar al desarrollo de un niño. 

Por ejemplo, en enero de 2020, una asociación donó a la escuela una cancha de fútbol, diseñada según los estándares de la FIFA. Esta cancha ayudará al desarrollo de varias cualidades de los niños. En términos de conocimiento, el niño aprenderá a jugar al fútbol. Esto podría ser el comienzo de una profesión. Aprenderá a correr y a saltar, lo que contribuirá a su desarrollo físico. Y con respecto a “cómo ser”, el niño aprenderá a prosperar en la comunidad, ha fomentar el espíritu de equipo y a superar el egocentrismo al considerar a los demás. 

En resumen, la ayuda externa de las personas solo puede ser bienvenida si es para el desarrollo completo de los niños en la escuela”.

Omar Tofick  
Club Kiwanis de Ouagadougou, Burkina Faso, África  
Maestro de la escuela SINYIRI C, escuela de Ouagadougou 


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s