CONECTADOS CON LOS NIÑOS DURANTE LA CUARENTENA

La estrategia de un club durante la pandemia del COVID-19.

A veces, las cosas cambian. Se han planeado eventos, se han prometido donaciones para causas buenas, y de repente, todos los eventos se cancelan. Sin embargo, los niños siguen necesitando de Kiwanis. 

“Ahora es el momento de ayudar a los niños más afectados por la situación actual”, dice Jan Frischmann, presidente del club Kiwanis Erbach/Odenwald del distrito alemán. Y, así lo hicieron.

 Por suerte, el club había ahorrado algo de dinero en caso de emergencias. La estrategia: donaciones relativamente pequeñas, pero con una gran repercusión. Esto implicaba, ayudar a los niños que vivían muy lejos. 

“En Alemania, tenemos suerte”, expresa Stefan Uhrig, Pas-presidente “Por lo general, se analiza entre donar juguetes a niños (prescolares) o mochilas a niños carenciados”.

Lo cuál es importante, pero Uhrig añade que en otros países deliberan entre donar a niños que no tienen comida o pasan hambre, o entre brindar lo necesario para mantenerse saludable o recuperarse.  

Antes de que el coronavirus acechara el mundo, el club ya tenía un vínculo con dos proyectos: uno en Perú y otro en Uganda. 

En el último evento de recaudación de fondos que realizó el club antes de la cuarentena, el club recaudó €500 para Casa Verde, un refugio para niños en Arequipa, Perú. Dos socios que habían visitado el área tienen un ahijado allí y conocen a las personas responsables de administrar el lugar. Con frecuencia, el club recibe noticias de cómo se encuentran los niños; los Kiwanis de Erbach están tranquilos al saber que por ahora la situación está bajo control. 

Por lo contrario, la comida escasea en una aldea de Uganda. Una organización llamada Abaana Afrika se ha dedicado a construir y a mantener una escuela para los niños del lugar. Sin embargo, la escuela tuvo que cerrar y los niños fueron enviados nuevamente con sus familias. Debido a que los niños reciben comidas nutritivas en la escuela, ahora es una gran carga para las familias alimentar a todos, especialmente con la mayoría de las personas confinadas en sus hogares e inhabilitadas para trabajar. 

Con una donación de €500, el club de Erbach/Odenwald pudo brindarles a siete familias un mes de alimentos. Gracias a las donaciones y a los demás, Abaana Afrika pudo proveer de alimentos a las familias carenciadas. Sin embargo, con la cuarentena todavía vigente puede que pronto se necesiten más fondos.

Por supuesto, Alemania también cuenta con niños que necesitan de Kiwanis. Cuando una estación de radio local reportó las necesidades de un refugio de mujeres, el club no dudó en actuar. Al comunicarse con el administrador de uno de los refugios, los socios del club Erbach/Odenwald se enteraron de que los juguetes, especialmente juegos de mesa, eran una de las necesidades más urgentes del refugio. Compraron varios en una tienda local, que les dio además un descuento.

Los socios del club también entregaron a los niños del refugio un regalo práctico: tapabocas de tela con la inscripción de Kiwanis, compradas al club Schärding, en Austria.

“Queríamos apoyar a nuestros compañeros de Kiwanis”, resaltó Frischmann, el presidente del club. “Además, dónde comprar los tapabocas fue un tema bastante considerado en todo Erbach”.

El club también compró algunos tapabocas para sus socios. En un momento, una empleada de la tienda le preguntó a Uhrig de dónde venían todos estos tapabocas. En un día, ella había visto ocho personas pasar con “La palabra Kiwanis escrita en el tapabocas”.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s