La lucha del peso pesado

DSC05148

Oh… cómo caen los poderosos cuando se enfrentan los niños y los gigantes.

Historia escrita por Jack Brockley | fotos de Irwin Wong

Es una ecuación simple.

Masa por aceleración equivale a fuerza.

Pero oponga la aceleración estruendosa contra los pequeñitos dedos cosquilleantes y la masa pierde en cada intento. Eso es lo que sucedió cuando Miyazaki (izquierda), de 158 kilos y 1,67 metros de alto, chocó contra la fuerza de escolares jubilosos durante una demostración de sumo, organizada por los clubes de la zona 7 del distrito de Japón.

“El sumo está en auge en Japón en estos momentos, por lo que consideramos que sería bueno darles la oportunidad a los niños para interactuar con los luchadores de sumo”, dijo el vice gobernador de la zona, Yoshinobu Aihara. “Generalmente, los niños ven a los luchadores de sumo en la televisión.”

DSC05187

Más de 1.000 niños y padres disfrutaron de todo el ritual de este espectáculo deportivo. Los músicos tocaron el tradicional llamado al torneo. El reportero de televisión y especialista en sumo, Reiko Yokono, describió cada jugada. El kiwanis Yokohama de Tatsuo Hori se colocó la vestimenta adornada de gyöji en su primera experiencia como árbitro de sumo.

“Estaba un poco nervioso al comienzo”, admite Hori, “pero estaba muy entusiasmado al ver a los niños divertirse”.

Los socios kiwanis planificaron una exhibición que fue más allá de la experiencia habitual de un torneo. Después de desafiar a los niños en una batalla de tira y afloja, Miyazaki y sus 14 compañeros les otorgaron a sus huéspedes el auténtico sabor de la vida del sumo: prepararon y sirvieron chankonabe –  un estofado de carne, papas, zanahorias y otros ingredientes que alimentan la masa y la fuerza de los luchadores.

Los niños, informa Aihara, estaban encantados, sonriendo y llenos de preguntas.

“¿Cómo puedes ser fuerte?” un niño preguntó.

Otro expresó una perspectiva diferente al decir: “tu piel es tan suave cómo un malvavisco”.

DSC05234

El momento más destacado del día fue las competencias entre rikishi vs los niños. Los clubes kiwanis de la zona 7 brindaron 30 cinturones para los niños que participaron en contra del profesional Tokitsukaze. Pero cuando comenzó la lucha, muchos otros niños corrieron al cuadrilátero.

Así quedó expuesto un defecto de las leyes de física: el efecto poderoso que tienen los niños cuando se divierten.


Esta historia apareció originalmente en el número de enero / febrero de la revista Kiwanis.


Submit a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s