Actividades acuáticas

190111_cls_kiwanis_fishingtournament_finaledits_caseysykes_02

TRES CLUBES KIWANIS AYUDAN A DISFRUTAR DE LA VIDA ACUÁTICA, A LAS PERSONAS CON NECESIDADES ESPECIALES Y A SUS FAMILIAS.

Historia escrita por Julie Saetre

Los clubes Kiwanis de California, Michigan y La Florida se valen de la gran ventaja de su ubicación geográfica para apoyar los programas de deportes acuáticos para personas con necesidades especiales. Realmente están marcando la diferencia en la vida de los participantes niños y adultos.


190111_cls_kiwanis_fishingtournament_finaledits_caseysykes_01

GRAND HAVEN, MICHIGAN

FOTOS DE CASEY SYKES

Dos veces al año, entre mayo y julio, un grupo de jóvenes entusiasmados llega al muelle Chinook Pier en Grand Haven (Michigan) muy temprano por la mañana. Listos para la aventura. Pronto, cada niño, adolescente o joven adulto – junto con su padre, abuelo o tutor – aborda un barco de pesca profesional. A la seis de la mañana, los barcos parten aguas adentro, y los participantes más jóvenes se ponen manos a la obra, compitiendo a ver quién puede pescar el pez más grande durante el torneo Kiwanis Tri-Cities Kiwanis Salmon.

Todos los participantes son pacientes de hospitales o han sido recientemente dados de alta.

190111_cls_kiwanis_fishingtournament_finaledits_caseysykes_03

“Algunos de estos niños están muy enfermos”, resalta Amy Urick, la coordinadora del torneo y socia del club Kiwanis Tri Cities, Grand Haven-Spring Lake. “Sin embargo, la mayoría de los participantes se encuentran casi al final de su tratamiento o ya han terminado el tratamiento cuando ingresan en este torneo de pesca. A veces, los niños o jóvenes tienen una incapacidad permanente más que una enfermedad severa”.

Los barcos pueden acomodar a personas que están en sillas de ruedas motorizadas, por lo que los individuos que tienen limitaciones de movilidad como espina bífida, pueden participar del evento.

Los “Pacientes VIP”, como los describe Urick, pueden quedarse con cualquier pez que atrapen. Y además de un premio por el pez más grande también se distribuyen premios mediante un sistema de lotería, utilizando las etiquetas de pesca que identifica a cada salmón pescado a bordo del barco.

El evento también favorece el vínculo con el padre, hermano o pariente que le acompaña o brinda hasta la posibilidad de hacerse amigos entre los pacientes.

 


accessible-8

SAN DIEGO, CALIFORNIA

Fotos de Mission Bay Aquatic CenterLa programación del Centro acuático Mission Bay incluye actividades diseñadas específicamente para personas con discapacidades y posibilidades de inclusión, que permite a las personas con discapacidades participar regularmente de clases programadas con personas físicamente capaces. El club Kiwanis Torrey Pines en La Jolla es quien patrocina este programa de inclusión.

Gracias al apoyo del club, el centro puede brindar facilitadores entre 40 a 50 semanas al año. Asimismo, los Kiwanis también subvencionaron algunos de los equipos deportivos de adaptación, que generalmente tienen que ser construidos a medida por lo que son bastante costosos.

Por lo tanto, las puertas del centro se abren a aquellas personas a las que alguna vez se les negó dicha experiencia… los resultados son sorprendentes.

“Todos sabemos lo importante que es la actividad física y la recreación para las personas”, dice el asistente del director del centro, Kevin Waldick, “y es aún más importante para las personas con discapacidades ya que cuentan con menos oportunidades. Por lo que cuando llegan al centro, se siente increíble su presencia”.

 


vero beach fl sailing lessons_kiwanissailing-0275_molly dempsey domin

VERO BEACH, FLORIDA 

Fotos de Molly Dempsey

En el año 2018, la Fundación Youth Sailing (Fundación de jóvenes navegantes) añadió el programa de navegación adaptado cuando el voluntario, Dick Gates, donó tres botes diseñados especialmente para tal propósito. Solo había una barrera. La fundación necesitaba un portalón para ayudar a los participantes acceder a un muelle flotante de 18 metros recientemente instalado.

Cuando el director ejecutivo, Stu Keiller, compartió los detalles sobre el programa de navegación adaptado con sus compañeros del club Kiwanis Vero-Treasure Coast, ellos subvencionaron la rampa de inmediato. No pasó mucho tiempo hasta que la primera clase de navegantes, entre 12 y 61 años, partieron hacia las aguas de la laguna.

“Estaban muy nerviosos por subirse al bote”, dice Keiller. “Y en unos pocos minutos, se dieron cuentan que el bote no se iba a dar vuelta. De pronto, el velero se deja llevar por el viento. Es una sensación increíble”.


 

Submit a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s